Energía Solar

La energía solar térmica es un recurso solar inagotable y gratuito que podemos adaptar a su vivienda para su disfrute y ahorro en sus facturas.

Esta energía se puede utilizar ya sea para climatizar su casa, como en el caso de la climatización por radiadores o suelo radiante por agua, para el consumo de agua caliente sanitaria en baños y cocina o para alargar la temporada de baño y climatizar una piscina.

Como profesionales podemos estudiar y aconsejar qué tipo de instalación sería más eficiente en cada caso. Las soluciones pueden ser por termosifón, sistema drain back o forzado.

Energía solar térmica forzada

En una instalación de energía solar térmica con circulación forzada el agua circula dentro del circuito primario. La diferencia con el sistema por termosifón es que va impulsado por una bomba de circulación.

En ocasiones la ubicación de los captadores solares está por encima del acumulador (por ejemplo, captadores en el tejado y acumulador dentro de la vivienda). Cuando no es viable instalar un sistema por termosifón, la energía solar térmica forzada es la solución.

Ventajas y desventajas de los sistemas solares térmicos de circulación forzada

  • La principal ventaja de las instalaciones solares térmicas de circulación forzada es que la estructura de la vivienda no condiciona para su ubicación. En una instalación solar térmica con termosifón se requiere poner el acumulador en el exterior puesto que debe estar más alto que los colectores solares. En este caso, el acumulador de agua caliente puede estar en el interior del edificio y en el exterior solo será necesario hacer la instalación de las placas solares.
  • La posibilidad de colocar el acumulador en el interior de la vivienda te permite instalar un acumulador más grande, queda mejor aislado y, al no estar expuesto a la climatología, mejorará su durabilidad.
  • La eficiencia térmica es mayor que en el sistema solar térmico con termosifón debido a que al poder regular la velocidad del agua que circula por el colector solar se puede optimizar para obtener el mayor rendimiento térmico de acuerdo con las leyes de la termodinámica.

Por otro lado, los sistemas de circulación forzada implican ciertos inconvenientes:

  • El sistema requiere de la instalación de una bomba de agua para permitir la circulación del agua. La presencia de la bomba implica un aumento del coste de mantenimiento puesto que aparecen más elementos con posibilidad de sufrir averías.
  • La eficiencia global energética del sistema solar térmico con circulación forzada es menor que con el sistema de termosifón. Si bien antes explicábamos que la eficiencia térmica era mayor, hay que tener en cuenta que hay que invertir una cierta cantidad de energía eléctrica para el funcionamiento de la bomba de agua.
  • En los equipos con circulación forzada, es necesario un termostato diferencial es el aparato encargado de hacer esta función. El termostato diferencial compara continuamente las temperaturas del captador y del acumulador conectando o desconectando la bomba en función de qué temperatura es superior, la del depósito o la de las placas, este ultimo elemento tiene su ventaja de solo hacer uso cuando es necesario (temperatura mas alta en el sistema solar que en el depósito) y su desventaja de tener un mantenimiento y su coste de instalación.
Energía solar térmica forzada

Energía solar por termosifón

Estos equipos se basan en una circulación natural por convección que se forman en los fluidos a diferentes temperaturas. Estos equipos son muy eficientes y rentables siempre que la instalación se realice correctamente. Una mala instalación puede hacer realmente que se convierta en una inversión no retornable.

Estos sistemas son la manera más sencilla de conseguir agua caliente sanitaria gratuita con un gran rendimiento. Se suele instalar en viviendas unifamiliares o adosados. En ambos casos nos ofrecen tener agua caliente sanitaria durante todo el año sin coste eléctrico o quema de combustible.

Para el correcto funcionamiento de un equipo termosifón es imprescindible que el acumulador esté situado siempre a un nivel superior al de los colectores solares. Además deben existir dos circuitos independientes: el circuito primario y el secundario. Con el primario es con que se calentamos el agua del deposito circulando por los colectores solares y el secundario es el que nos da la capacidad de almacenamiento de agua caliente en el depósito.

Funcionamiento del sistema de termosifón

A medida que se calienta, el agua del acumulador se estratifica por temperatura, es decir, la parte alta es ocupada por agua caliente y en la parte baja queda el agua más fría. En acumuladores verticales, este diferencial de temperaturas puede llegar a ser de 15ºC. En acumuladores horizontales, este diferencial baja a sólo 4-5ºC.

Energía solar por termosifón

Climatización de piscinas

La normativa española dedicada a la eficiencia energética nos prohíbe climatizar piscinas si no son con fuentes de energía renovables, siendo obligatorio el uso de energía solar con un aporte entre el 30% y un 70% (dependiendo la zona climática que nos encontremos).

Junto a esto, el complemento idóneo para climatizar su piscina es una bomba de calor ya que la mayor parte de la energía procede del aire exterior.

daikin altherma

Nuestros colaboradores

Trabajamos con las mejores marcas para ofrecer la mejor calidad y las mayores garantías
vaillant
ariston
ferroli
rotex
Resol
Promasol